¡¡MAMA….QUIERO CHOCOLATE!!

Publicado: 07/01/2012 en Sustancias estimulantes
Etiquetas:, , , , ,

El chocolate , esa rica y deliciosa tentación morena con el que la mayor parte de la población pierde la cabeza , y no nos engañemos , no sólo los niños lo desean, sino también los adultos. Para los que nos intentamos consolar pensando  que tendrá algún efecto adictivo sobre nosotros , decir que  Peter Rogers, psicólogo de la Universidad de Bristol , demostró que no posee tal efecto , ya esos compuestos se presentan en mayores concentraciones en otros alimentos con menos atractivo, como el aguacate y el queso, y no causan adicción.

Hoy quiero resaltar  la presencia  de uno de los componentes del cacao , las feniletalaminas. Desde el punto de vista químico no es más que una amina con un grupo catecol,se podría decir que una mezcla de  enteógenos y anfetaminas, y por eso se le atribuye unos efectos similares a las anfetaminas con algunas diferencias. Actúa como neurotransmisor activando el sistema nervioso a través de los receptores adrenérgicos ( R.Adrenérgicos PDB) produciendo efectos estimulantes y sensación de placer, pero sin la producción de alucinaciones y con la ventaja de no ser adictiva.

Las feniletalaminas han sido clasificadas como sustancias entactógenas también, es decir; generadoras de contacto intersubjetivo que es responsable entre otras cosas de la empatía con otras personas, la intensificación de las emociones …Cómo se definen muy bien  en el DOCUMENTO DE LA COMISIÓN INTERDISCIPLINARIA DE EXPERTOS EN ADICCIONES en 2010 :

“Se pueden definir los entactógenos como sustancias que al tener efectos empáticos, facilitan las relaciones interpersonales y el acceso al interior de la conciencia del individuo, para un mejor control de los conflictos emocionales.”

Los doctores Donald F. Klein y Michael Lebowitz, del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York le atribuyeron el calificativo de la “sustancia del amor”, alegando que provocan en el sujeto los mismos efectos que cuando están enamorados, produciendo nerviosismo, excitación y pensamientos repetitivos y obsesivos de la otra persona. Por estas propiedades de las feniletalaminas se dice , que el chocolate es la mejor cura para el desamor, ya que ingiriéndolo restableces los niveles de feniletalaminas que bajaron al acabarse la historia de Romeo y Julieta. Además parece ser que en maníaco-depresivos los niveles de producción de feniletalaminas está disminuido causando una sensación de infelicidad , lo que apoya esta teoría.

Sin embargo  ,la teoría de que ingerir las feniletalaminas del chocolate pueda restablecer éstos niveles produce en mi ,una cierta desconfianza sana ,ya que la concentración de esta sustancia no es alta, y que, lo que casi nadie dice, es que la feniletalamina es metabolizada rápidamente cuando la ingerimos por una enzima; la MONOAMINO OXIDASA (MAO) del tipo B .Esta enzima se encarga de que catalizar la oxidación de monoaminas y la degradación preferentemente  de dopamina  y  feniletilamina

La enzima se encuentra en Humanos, según la base de datos BRENDA, en plaquetas , astrocitos , cerebro,adipodictos en maduración etc… La MAO-B mantiene los niveles de feniletilamina estables a no ser que se produzca un estímulo concreto. Por tanto,la presencia de la enzima en las neuronas serotoninérgicas cumple más bien con la función de proteger a las mismas de otras aminas que podrían afectar su funcionamiento.

La sobreexpresión y por tanto descenso de los niveles de feniletalamina  (que produce por ejemplo sensación de infelicidad o depresión), o inhibición , aumentando los niveles (euforia, empatía). Por tanto, esto me hace pensar que , el simple hecho de comer chocolate , no puede restablecer los niveles de esta sustancia  que supuestamente descendió con el desamor ,ya que será metabolizado por la enzima, y que , la aparente necesidad de las mujeres que han sufrido un desengaño de recompensarse con chocolate debe ser por  otras causas. Quién sabe si esa atracción fatal por el chocolate se debe a que , sobre todo las mujeres ,saben que no hay mejor recompensa para una decepción que el sabor dulce y cremoso del cacao derritiéndose en sus bocas.

 

Judith Serrano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s