El chocolate , esa rica y deliciosa tentación morena con el que la mayor parte de la población pierde la cabeza , y no nos engañemos , no sólo los niños lo desean, sino también los adultos. Para los que nos intentamos consolar pensando  que tendrá algún efecto adictivo sobre nosotros , decir que  Peter Rogers, psicólogo de la Universidad de Bristol , demostró que no posee tal efecto , ya esos compuestos se presentan en mayores concentraciones en otros alimentos con menos atractivo, como el aguacate y el queso, y no causan adicción.

Hoy quiero resaltar  la presencia  de uno de los componentes del cacao , las feniletalaminas. Desde el punto de vista químico no es más que una amina con un grupo catecol,se podría decir que una mezcla de  enteógenos y anfetaminas, y por eso se le atribuye unos efectos similares a las anfetaminas con algunas diferencias. Actúa como neurotransmisor activando el sistema nervioso a través de los receptores adrenérgicos ( R.Adrenérgicos PDB) produciendo efectos estimulantes y sensación de placer, pero sin la producción de alucinaciones y con la ventaja de no ser adictiva.

Las feniletalaminas han sido clasificadas como sustancias entactógenas también, es decir; generadoras de contacto intersubjetivo que es responsable entre otras cosas de la empatía con otras personas, la intensificación de las emociones …Cómo se definen muy bien  en el DOCUMENTO DE LA COMISIÓN INTERDISCIPLINARIA DE EXPERTOS EN ADICCIONES en 2010 :

“Se pueden definir los entactógenos como sustancias que al tener efectos empáticos, facilitan las relaciones interpersonales y el acceso al interior de la conciencia del individuo, para un mejor control de los conflictos emocionales.”

Los doctores Donald F. Klein y Michael Lebowitz, del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York le atribuyeron el calificativo de la “sustancia del amor”, alegando que provocan en el sujeto los mismos efectos que cuando están enamorados, produciendo nerviosismo, excitación y pensamientos repetitivos y obsesivos de la otra persona. Por estas propiedades de las feniletalaminas se dice , que el chocolate es la mejor cura para el desamor, ya que ingiriéndolo restableces los niveles de feniletalaminas que bajaron al acabarse la historia de Romeo y Julieta. Además parece ser que en maníaco-depresivos los niveles de producción de feniletalaminas está disminuido causando una sensación de infelicidad , lo que apoya esta teoría.

Sin embargo  ,la teoría de que ingerir las feniletalaminas del chocolate pueda restablecer éstos niveles produce en mi ,una cierta desconfianza sana ,ya que la concentración de esta sustancia no es alta, y que, lo que casi nadie dice, es que la feniletalamina es metabolizada rápidamente cuando la ingerimos por una enzima; la MONOAMINO OXIDASA (MAO) del tipo B .Esta enzima se encarga de que catalizar la oxidación de monoaminas y la degradación preferentemente  de dopamina  y  feniletilamina

La enzima se encuentra en Humanos, según la base de datos BRENDA, en plaquetas , astrocitos , cerebro,adipodictos en maduración etc… La MAO-B mantiene los niveles de feniletilamina estables a no ser que se produzca un estímulo concreto. Por tanto,la presencia de la enzima en las neuronas serotoninérgicas cumple más bien con la función de proteger a las mismas de otras aminas que podrían afectar su funcionamiento.

La sobreexpresión y por tanto descenso de los niveles de feniletalamina  (que produce por ejemplo sensación de infelicidad o depresión), o inhibición , aumentando los niveles (euforia, empatía). Por tanto, esto me hace pensar que , el simple hecho de comer chocolate , no puede restablecer los niveles de esta sustancia  que supuestamente descendió con el desamor ,ya que será metabolizado por la enzima, y que , la aparente necesidad de las mujeres que han sufrido un desengaño de recompensarse con chocolate debe ser por  otras causas. Quién sabe si esa atracción fatal por el chocolate se debe a que , sobre todo las mujeres ,saben que no hay mejor recompensa para una decepción que el sabor dulce y cremoso del cacao derritiéndose en sus bocas.

 

Judith Serrano

Anuncios

Como culé y futuro bioquímico no puedo evitar leer con gran pesar lo que ciertos “entendidos” del futbol y del dopaje hablan sobre Lionel Messi, “La Pulga” y su tratamiento con hormona del crecimiento de pequeño debido a su deficiencia de esta hormona, lo que califican como doping.

Bien, para explicarles a esos “entendidos” su completa ignorancia del tema, explicaré primero la función de esta hormona.

La hormona del crecimiento es una hormona peptídica. Se trata de un polipéptido de 191 aminoácidos de una sola cadena que nuestro propio cuerpo segrega durante toda nuestra vida, aunque su mayor efecto se da en los niños y en la adolescencia. La hormona se secreta por una pequeña glándula llamada hipófisis (concretamente en su parte anterior) que tenemos en el cerebro.

Su función en estas edades es la de activar el crecimiento de los huesos, los cartílagos y los tejidos blandos (ligamentos, tendones, músculos, nervios, vasos, órganos, etc).

Una vez pasadas esas edades, sus funciones son netamente metabólicas, aumenta la síntesis de proteínas, la producción de glucosa y la movilización de las grasas. Lo que viene a ser un efecto de adelgazamiento y de aumento del índice proteína/grasa, haciendo que el trabajo físico sea más eficaz.

A “La Pulga” se le diagnosticó a los 9 años la deficiencia de esta hormona, y por supuesto, su retraso en el crecimiento (¡Si el balón parecía más grande que él!).

Su tratamiento por desgracia era excesivamente caro para un trabajador normal como su padre (1000 dólares mensuales) y buscaron en clubs de futbol de Argentina (Newells Old Boys y River Plate) que pudieran costear el tratamiento pero sin éxito.

Entonces, ojeadores del FC Barcelona lo llamaron para que fuera a Barcelona para hacer una prueba durante la cual decidieron ficharlo (no sin dudas, ya que era un chaval de 12 años). El club se hizo cargo del tratamiento que tomo durante dos o 3 años más para que con 18 años alcanzara una estatura de 1,69 cm.

Ahora pasemos al tema del supuesto dopaje:

Desde luego, la justificación médica para darle la hormona del crecimiento es totalmente lógica. Aun así, muchos dan por sentado que su físico y masa muscular privilegiada (para mí, aparte de eso, ahora más que nunca se está demostrando que lo que más cuenta es su cerebro, pues el chico juega casi andando en muchos partidos y da una cantidad de asistencias que son dignas del mismísimo Xavi) se debe al tratamiento.

Bien, esta parte la finiquitaremos fácilmente desmontando toda clase de teorías. El cuerpo de Messi no generaba suficiente hormona del crecimiento, con lo cual el tratamiento con esta hormona era para reponer esas cantidades de hormona del crecimiento que TODOS tenemos en nuestro cuerpo, ni más ni menos, con lo que la estimulación del metabolismo que sufrió, la sufrimos TODOS.

Solucionada esa parte, hablaremos de que, debido a que los controles antidopaje del futbol aun no detectan la hormona del crecimiento, hay quien sostiene que la sigue tomando. Si eso fuese cierto, y después de un tratamiento de más de 10 años (desde los 10 aproximadamente a los 24 tacos que tiene) con un EXCESO de hormona de crecimiento, “La Pulga” tendría una serie de efectos secundarios impresionante, entre los cuales se encuentra la Acromegalia, una enfermedad por exceso de hormona de crecimiento en adultos que provoca alargamiento de la mandíbula, agrandamiento de la cara y crecimiento de manos y pies.

También tendría vómitos, dolores de cabeza, hiperglucemia (como en la diabetes), retención de liquidos… Y asi me podría tirar un buen rato.

Alguno dirá ¿y por qué ha resaltado lo de EXCESO?

Bien, según la Agencia  Española de Medicamentos  y  Productos  Sanitarios, el uso de hormona del crecimiento como medicamento, sirve para deficiencias notables tanto en niños como en adultos. Con lo que si Messi siguiera teniendo problemas por la deficiencia de hormona del crecimiento, sería totalmente legal y recomendable que siguiera tomando tratamiento con esta hormona, ya que como he dicho antes, la segregamos TODOS durante toda nuestra vida, con lo que él estaría poniéndose a nuestra altura en cuanto a dosis de esta hormona.

Y dado que con la nueva prensa rosa deportiva que sigue a los jugadores hasta cuando van a hacer sus necesidades, dudo mucho que nadie hubiera notado alguno de estos síntomas, siendo muchos de ellos muy visibles.

Por todo ello, decir para finalizar que el que siga llamando a “La Pulga” cosas como “enano hormonado” deberá pensárselo dos veces, ya que si es más alto, podría estar más “hormonado” que nuestro querido Messi.

Y aunque no creo que haya duda sobre su genialidad antes de este tratamiento, aquí les dejo un video de Messi con 5 años, aun sin que se le hubiera diagnosticado la enfermedad.

Daniel Zapata

Doctora, no hace falta que me explique nada de lo que tengo, que ya lo vi en una serie“.

La doctora Beatriz Veleiro, especialista en Alergología, afirma que “hay series de televisión que pueden hacer mucho daño porque reflejan falsas creencias sobre multitud de enfermedades”.

La doctora desmontó falsos mitos y desveló realidades sobre la alergia, argumentando con ejemplos como la famosa película de “Los Otros”, ya que “no refleja exactamente el problema de la alergia a la luz“.

Soy una gran aficionada a las series y películas de ficción. Opino que al ver la televisión se debe de tener claro si lo que uno ve tiene un carácter de entretenimiento o informativo, ya que en un caso se valorarán sus méritos dramáticos y en el otro su documentación.

Desde mi punto de vista, como estudiante e iniciándome en el campo de la ciencia como Bioquímica, mostraré ejemplos de cómo a veces las cosas que se nos escapan de nuestro conocimiento pueden parecer reales con un argumento aplastante, pero que sin embargo investigando un poco nos daríamos cuenta de que pueden dar ciertas patadas a la ciencia y a la realidad.

Una serie que capta mi interés actualmente es “Fringe”.

En la primera temporada una pobre chica se queda embarazada y a los pocos minutos da a luz, muriendo en el parto. El niño vive unas 4 horas, tiempo durante el cual crece y envejece de forma muy acelerada. Más adelante, el científico loco (literal lo de loco, y un personaje que promete) lo explica recurriendo a hormonas de crecimiento y a unos experimentos de hace años.

Señores, en la escuela nos han enseñado a todos una ley física básica, «la materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma». Hablamos de un bebé que crece y engorda hasta ser una persona adulta. Esto no podría darse por mucha hormona de crecimiento que quieras dar, a menos que ingiriera litros y litros de leche materna, y ni aun así.

En series como CSI muestran una serie de análisis de pruebas que realizan con suprema eficacia, precisión, exactitud y por supuesto en un tiempo record. Tanto que vivimos en un mundo en que los análisis de ADN ¡tardan 30 segundos!, nada que ver con la realidad.

Para que os hagáis una idea del tiempo necesario al analizar el ADN:

Un ejemplo conocido es a partir de una muestra de sangre de las personas involucradas se obtiene un mínimo de fragmentos de ADN de cada sujeto, que luego será amplificado mediante PCR.

La reacción en cadena de la polimerasa, conocida como PCR por sus siglas en inglés (Polymerase Chain Reaction), es una técnica de biología molecular desarrollada en 1986 cuyo objetivo es obtener un gran número de copias de un fragmento de ADN particular, partiendo de un mínimo. Esto es de gran utilidad, ya que en un análisis de este tipo se deben hacer muchas pruebas distintas, y debe haber ADN suficiente para ello.

La PCR se basa en las propiedades del ADN para la desnaturalización / renaturalización en base a la temperatura aplicada.

Con ayuda de una DNA polimerasa (imagen mostrada desde Jmol) se permitirá la elongación (replicación) del DNA. La DNA polimerasa es una enzima termoestable, capaz de resistir las altas temperaturas para la desnaturalización del ADN (¡Hasta 95oC!)

Las características de ésta enzima las podéis encontrar en Brenda.

El proceso normal requiere unos 30 ciclos de unos 10 minutos cada uno para que haya suficiente material. El tiempo transcurrido es ya de unas 5 horas. Pero ésto no es nada, aun no se ha analizado el DNA.

Las muestras de DNA se colocan en un gel especial y se exponen a un potencial eléctrico. Con ello los especialistas obtienen un patrón de bandas que pueden asemejarse a un código de barras.

La comparación de las bandas correspondientes a los involucrados, permite localizar el sujeto que se corresponde, por ejemplo, a la escena de un crimen. También es muy utilizada para los test de paternidad.

Queda por tanto demostrado que en 30 segundos ni Grissom ni el mejor especialista es capaz de realizar este análisis.

A mí me gustan éstas series más bien por puro entretenimiento, y no como fuente de información. Todas mantienen una coherencia dentro de la fantasía, y darse cuenta de estos errores es ya ser un poco exigente.

Es decir, todos sabemos que Hogwarts no existe, pero igual disfrutamos de la magia.

Ana Revelles

Estarán conmigo en que no hay mejor manera para empezar el año que una buena dosis de sabiduría bioquímica.

Y es que hoy, día 1 de enero de este nuevo 2012, empiezo a repasar las partes del cuerpo en las que siento dolor. Tal y como fue la nochevieja, el dolor de cabeza y pies era de esperar, así como las agujetas tras haber corrido por quinto año consecutivo la San Silvestre de Murcia.

Sí, han leído bien, pese a mi más que discutible forma física, he vuelto a correr esta carrera, que este año tenía por lemas, aparte del típico “No a las drogas” (como bien decía el gran Maradona), “Corre por Lorca” y “Natalia no te olvidamos”.

Así pues, unas horas antes de la carrera, me puse a investigar el por qué no debía olvidar a esa tal Natalia. Tras pocos segundos de búsqueda, encontré esto: “Natalia es una niña de 2 años que sufre la enfermedad de Niemann Pick tipo C, una dolencia metabólica hereditaria rara”. La frase “dolencia metabólica hereditaria rara” retumbó en mi cabeza. Por una parte “dolencia metabólica rara” me decía que debía hacer un artículo sobre esto, y, por otra parte, la palabra “hereditaria”, pocos días después de conocer la noticia de que dentro de unos meses nacerá mi primer sobrino (si todo sale bien), terminó por rematar.

Imagen con Jmol de esfingomielinasa.

La enfermedad de Niemann Pick se produce por deficiencia de la enzima esfingomielinasa. Así pues, me adentré en el maravilloso mundo de PDB y Brenda para obtener más información sobre esta enzima. Es una enzima que está involucrada en las reacciones metabólicas de los esfingolípidos, degradando la esfingomielina en fosfocolina y ceramida en las membranas celulares.

En la imagen de la izquierda podemos ver una imagen en Jmol de la esfingomielinasa.

Estos esfingolípidos no se pueden degradar y se acumulan principalmente en el SNC, incluído el cerebro, provocando cambios neuropatológicos como la formación de meganeuritas (distorsión de la forma neuronal) y dendritogénesis ectópica (crecimiento considerable de dendritas ectópicas nuevas).

En el siguiente esquema vemos el transporte de colesterol en las células periféricas. En las células normales, el colesterol de las LDL entra a las células por endocitosis y es digerido dentro de los endosomas tardíos y los lisosomas. A continuación, el colesterol no esterificado es transportado al retículo endoplasmático y el aparato de Golgi para su reutilización intracelular.

En la enfermedad de Niemann Pick tipo C, el colesterol de las LDL queda atrapado dentro de los lisosomas perinucleares y en las orgánulos de almacenamiento similares a los lisosomas, lo que da lugar a una disminución considerable del transporte de colesterol no esterificado. Por consiguiente, se produce una acumulación de lípidos hasta límites tóxicos, lo que provoca daños en las células y los tejidos.

Según la edad en la que se inician los problemas patológicos, podemos distinguir entre la infantil precoz (se presenta antes de los 2 años), la infantil tardía (entre los 2 y 6 años), la juvenil (entre los 6 y 15 años) y la del adulto (a partir de los 16 años). Si esta enfermedad aparece en la etapa neonatal, el resultado es la muerte del bebé a los pocos días.

Los síntomas no poseen en el mismo valor diagnóstico. Puede haber problemas de manipulación, trastornos del aprendizaje,  ataxia, trastornos de la marcha, pérdida de audición, disartria y problemas deglutorios. La epilepsia se observa con más frecuencia en las formas infantiles tardías, pero no es un síntoma específico de esta enfermedad.

Ésta es una afección autosómica recesiva asociada a dos genes: el NPC1 que se sitúa en el cromosoma 18 y el NPC2 que se sitúa en el cromosoma 14. Así pues, para detectar la enfermedad en un paciente, se hace análisis molecular de los genes NPC1 o NPC2 en caso de haberse confirmado que una familia presenta una mutación en NPC1 o NPC2. Aunque la evaluación bioquímica no es adecuada porque no permite distinguir de forma fiable entre portadores y no portadores.

Si hablamos sobre el tratamiento, al no haber cura, no existe uno con unas directrices terapéuticas generalizadas. Los tratamientos conocidos se basan en rebajar los síntomas, pero no son útiles para la evolución de la enfermedad o los resultados a largo plazo.

Hay que decir que la esperanza de vida para esta enfermedad es inferior a los 10 años en los niños y 30 en los jóvenes. Esto me hace pensar que esta carrera es un pequeño paso más, que todos los que hemos participado hemos puesto nuestro granito de arena para que Natalia pueda, si no curarse, tener una vida lo más fácil y larga posible.

Por la parte como estudiante de bioquímica que me toca, espero algún día poder participar en la principal carrera contra este tipo de enfermedades, pero en la de verdad, la que se realiza día tras día, hora tras hora, dentro de un laboratorio.

Para los más curiosos, acabé la carrera, agonizando, pero eso es lo de menos.

Alejandro Tormo.